miércoles, 19 de septiembre de 2018

¿Primer Picasso?


El presidente Macron ante un cuadro de la
exposición 'Picasso. Azul y rosa'. Foto: Charles Platiau (Efe)

PICASSO. Siempre Picasso. Inagotable el universo artístico en la aproximación a su enorme registro pictórico tiene, desde hace unos días, en el Museo de Orsay de París una gran exposición dedicada a sus etapas azul y rosa, los instantes previos a su eclosión cubista a través de ‘Las señoritas de Avignon’. Una muestra que vuelve a recrearse en el magnetismo que destila el pintor español, todo un seguro de vida para cualquier museo y que marca el inicio de las grandes exposiciones en Europa tras el verano.
La prensa de todo el mundo recoge esa inauguración, a la que asistió el propio presidente Macron, como un acontecimiento que pretende mostrar las propuestas artísticas del primer Picasso, como todos lo definen. ¿Primer Picasso? podríamos preguntarnos desde Galicia. El peso de París, la gran capital artística del mundo a principios del siglo XX, y la descomunal potencia y repercusión de su obra en cientos de creadores a lo largo de las décadas siguientes parecen dejar la sensación en el aire de que antes de París no hubo nada en la vida de Picasso, pero en Galicia sabemos bien que no es así, que antes de París, existió Barcelona, y antes A Coruña, donde el joven Picasso, entre 1891 y 1895, comenzó a pintar asentando en su trabajo ciertos componentes que no iba a abandonar hasta el fin de sus días. Y lo sabemos en gran medida por el reciente trabajo que el crítico de arte Antón Castro ha publicado bajo el título de ‘El primer Picasso. Retrato del artista adolescente’, en una edición en inglés alentada por el coleccionista Jaime Eguiguren, pero que tendrá próximamente acomodo en castellano, gracias a la editorial Artika y a sus espléndidas ediciones artísticas.
Leyendo el libro de ese Picasso que llega a A Coruña con diez años y se va con catorce, gracias a las didácticas palabras del autor, se entiende la importancia de ese momento en el que sí es el primer Picasso. Hablamos del artista que aprende a pintar junto a su padre, José Ruiz Blasco, profesor en la Escuela Provincial de Bellas Artes, que también asiste a clases de pintura, que esquiva el clima atlántico dibujando de manera febril y que realiza, con trece años, su primera exposición. Motivos suficientes para llevarse para siempre esta etapa adolescente con él como un baúl que abrir cada cierto tiempo y del que extraer unas claves de su pintura que, en esta exposición, centrada en sus etapas azul y rosa, iniciadas tan sólo seis años después de su marcha de Galicia, todavía estarán muy presentes. Es el interés por la figura humana, el gusto por la factura del retrato, la atención por los más necesitados o el asentar las bases de un realismo que se repetiría en otras épocas, como la romana (1918-1924), significan a esta sí primera etapa de Picasso como muy relevante para la configuración del lenguaje del genio malagueño.
Una importancia que va incluso más allá del propio aprendizaje y atiende a cuestiones más primarias y relacionadas con lo instintivo, que en Picasso es un elemento vital en toda su trayectoria, hasta el punto de que tres o cuatro cuadros de esta etapa, como ‘La niña de los pies descalzos’, ‘Retrato del doctor Pérez Costales’ y varios de sus retratos de mendigos le acompañaron hasta el final de sus días en sus muchas residencias. Picasso sabía que esos rostros (como le reconoce a su biógrafo John Richardson en unas palabras que recupera Antón Castro) eran sus mejores retratos, nunca superados a lo largo de toda su vida, y que tenían más valor para él que los realizados durante sus épocas más valoradas en términos de cotización económica. Efectivamente, sus etapas azul y rosa.



Publicado en Diario de Pontevedra/El Progreso de Lugo. 19/09/2018.



martes, 18 de septiembre de 2018

Acabar para comezar

Rue Saint-Antoine nº 170
Arte. Unha cita tradicional na programación expositiva da cidade permite achegarse ás inquedanzas daqueles creadores que, recén saídos da Facultade de Belas Artes de Pontevedra, loitan por atopar un camiño propio dende o que seguir desenvolvendo as súas aptitudes e os coñecementos adquiridos ao longo do seu tránsito académico.


Setembro. Mes de inicio do curso universitario, mes de cambios e dunha actividade no mundo estudiantil que non se volve a rexistrar en todo o curso académico. Algúns dos que foron nos últimos anos estudantes da pontevedresa Facultade de Belas Artes viven este setembro dun xeito ben diferente a como o viñan facendo. Xa non estarán matriculados na súa carreira, e non só iso, senón que, como participantes da exposición ‘Do final e do comezo’ sentirán, quizais, por vez primeira, o que é formar parte dunha exposición articulada do xeito máis parecido á como é unha exposición dentro dun ámbito profesional. Acabar para comezar.
As nosas vidas están cheas de etapas que se pechan e doutras que se abren, de momentos de transición nos que se define o que poden ser os nosos próximos anos na vida. Adoitan ser instantes de nervos, de dúbidas e medos, pero tamén de aprendizaxes. Unha sorte de salto ao baleiro no que moitas veces somos quen de medir ata onde podemos chegar. A mostra, que estará aberta ata o 30 de setembro no Pazo da Cultura de Pontevedra, permite aos corenta creadores participantes asomarse a un deses baleiros. Un espazo límite para calibrar como o aprendido ao longo dos seus estudos pode converterse nun afoutado fío do que tirar para o que (non o dubiden) vai ser o máis complexo dentro do eido artístico, como é o atopar a súa linguaxe propia. Refírome a esa linguaxe que permita traducir as súas inquedanzas fronte ao mundo, que permita interpretar e cuestionar, dun xeito creativo e dende a disciplina que cada un prefira, como é a relación de cada un deles coa sociedade.
Dende o máis íntimo ao máis global o artista ten coas súas ferramentas esa obriga, a de plantexar unha proposta que reinterprete unha das moitas situacións que a vida presenta ante o ser individual e plantexar unha proposta que interese ao espectador. Ese espectador ou ese visitante á exposición servirá para pechar o círculo. Un círculo que comezou aquel primeiro día en que un alumno séntase, desorientado na cadeira da súa aula, o primeiro día de clase no que foron tan valentes como para decidir realizar estudos vencellados ás humanidades ou ao terreo da creatividade.
Ese paso orixinal. Ese salto cara o descoñecido sitúa a cada un dos participantes nesa carreira, e principalmente aos que amosan as súas obras nesta exposición nunha actitude de disconformidade coa sociedade na procura dun berro que permita darlle forma á súa sensibilidade para cuestionar o que somos e ante quen estamos.
Debuxos, pinturas, instalacións, fotografías, vídeos, esculturas... todo serve como xeito de expresión para, finalmente, darlle importancia ao cómo se expresa un e así poder chegar ao espectador. Non sairán defraudados, certo é que, como acontece en calquera exposición, non por ser esta de debutantes é diferente ás demais, atopámonos propostas máis o menos interesantes. Artistas que resolven de xeito máis ou menos acertado as súas inquedanzas, pero en conxunto a exposición paga a pena e é unha das máis interesantes das últimas fornadas de estudantes.
Algo que sempre xera moita complexidade neste tipo de encontros é á hora de artellar unha montaxe ou unha distribución axeitada de pezas que moitas veces non teñen moito que ver entre elas. Pero desta vez, e é algo que tamén se vén producindo nas convocatorias anteriores, resolveuse con brillantez esa problemática. Desta vez, baixo o comisariado da profesora Loreto Blanco, recoñécese o complexo traballo de distribución das pezas así como a súa adecuación aos diferentes espazos que, por outra parte, e grazas a súa versatilidade, ofrece a sala de exposicións do Pazo da Cultura.
Se todos eles se botaron a esa especie de baleiro que emerxe desta experiencia fronte ao público, tamén nós debemos comprender e aceptar o noso papel. A nosa presenza é necesaria como parte do proceso creativo, como recipiente no que volcar esas propostas que xorden da necesidade daquel que se ten como artista para comunicar, para sentir, para respirar. Agora, que semella para todos eles acabar unha parte importante da súa formación, comeza outra etapa na que estarán inmersos durante o resto das súas vidas. Os seus mestres xa lles terán comentado dabondo do complexo da empresa, pero esa complexidade é precisamente o seu maior reto, o que vai medir a súa valía para desenvolver unha traxectoria artística precisamente nun mundo que semella ser cada vez máis alleo ao que teña que ver coa creatividade e a sensibilidade.
Desa adversidade é dende a que ten cada ano máis valor esta oportunidade que se lles presenta dende a propia Universidade así como do Concello de Pontevedra, a través da programación do Pazo da Cultura. Poder amosar o seu traballo nestas condicións é outro chanzo máis, un paso adiante no que supón ir dando pasos cada vez máis decididos e firmes. Non tería moito sentido salientar aquí unhas pezas sobre outras, cada visitante á exposición plantexará as súas preferencias, pero o salientable é que dentro desta ampla diversidade de propostas sempre hai máis dunha que nos conmoverá que nos fará sentir como a arte, proceda de quen proceda, con máis ou menos experiencia, cando acciona os recursos precisos, é quen de engaiolarte e de beliscar a pel. Corenta propostas para sentir, para comezar a facer o camiño xusto cando semellaba que todo remataba. Pois non, seguimos camiñando. Sorte e forza!



Publicado no Diario de Pontevedra 17/09/2018
Fotografías: Varias pezas da exposición (Rafa Fariña)


jueves, 13 de septiembre de 2018

Espertadores

A gran noticia do día é a volta aos colexios dos nosos cativos. Un regreso que marca a recuperación do ton vital das familias


Soan dende hoxe de xeito diferente os espertadores. O seu silencio de verán substitúese polo seu balbordo matinal convertido nunha chamada para recuperar o latexo cotián das familias. É o son que nos di que hai que levar aos nenos ao colexio, que as aulas xa están abertas para acoller aquilo no que depositamos as nosas esperanzas cara un futuro no que a educación é unha parte imprescindible, aínda que moitas veces semella que non turramos por ela o suficiente.
Esa é a gran noticia do día. Nin a resistencia dunha ministra a dimitir, nin o novo paso cara o baleiro de Cataluña, nin o resultado da selección española de fútbol, ou as infantís liortas dos nosos políticos eludindo as súas responsabilidades tras o accidente de O Marisquiño, hoxe o día vén marcado por esa volta ao colexio que non por repetida é menos agardada.
O definitivo remate do ritmo pausado do verán tradúcese nunha mobilización de nenos e pais que activa a faciana das nosas vilas en momentos puntuais da xornada. Un rebumbio que pon aos nosos nenos ante unha xornada especial e chea de nervios, o que se multiplica de xeito exponencial cando se trata da súa estrea. Sempre é este un día especial, emocións que se traducen en bágoas dalgúns, pero tamén en responsabilidades de pais e profesores ante un dos nosos maiores retos como sociedade, o de concederlle aos nosos fillos e fillas a mellor educación posible. Unha tarefa que nunca debemos esquecer parte do fogar, a primeira aula, pero que ten o complemento perfecto nos profesionais da educación que adican moitas horas e ata unha vida enteira a encher de coñecementos e actitudes aos nosos pequechos. Nunca cansará un de gabar ese traballo de mestres e mestras, de educadores que, dende calquera nivel da ensinanza, dan o mellor de si polos nosos. Un impagable labor que demasiadas veces non é recoñecido por uns pais cada vez máis metidos a mestres e, polo tanto, errados no seu papel de pais, tanto que, non poucas veces, se senten na necesidade de corrixir ou poñer en dúbida ao propio profesor fronte aos seus fillos.
Tampouco debemos renunciar nunca a pedir os maiores recursos posibles para dotar a esa educación das mellores ferramentas para manexar un material tan sensible como as cabeciñas dos nosos nenos e nenas. Calquera goberno, autonómico ou estatal, e da cor que sexa, non tería xamais que deixar de aumentar o gasto adicado á educación, xunto á sanidade, os dous grandes piares de calquera sociedade que se teña como unha sociedade desenvolvida e que afronte como fin último o de mellorar ao cidadán.
En Galicia, ademais, temos outro tesouro que sumar á educación dos nosos fillos, unha lingua de máis, unha beizón que nos diferencia e nos fai, si, porque non dicilo, mellores que noutros lugares que non teñen esa posibilidade de manexar tantas linguas. É, polo tanto, outra obriga do noso sistema educativo co galego teña o maior espazo posible dentro da programación curricular.
Cando soen hoxe os espertadores de moitos fogares activarase toda unha loxística que reforza o noso compromiso común coa educación. Un compromiso que é dende o que esta sociedade ten que avanzar de xeito cada vez máis firme para sentirse orgullosa dos seus colexios, institutos, universidades e dos seus profesores e profesoras. Eles son os verdadeiros espertadores dunha sociedade que demasiadas veces amosa a súa exasperante somnolencia.



Publicado no Diario de Pontevedra/El Progreso de Lugo 12/09/2018

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Sostiene Lisboa



El turístico tranvía 28 por la plaza Camões

SOSTIENE Lisboa que conocerla en un día de verano es una de las experiencias más maravillosas que puede deparar un viaje. Acercarse a Lisboa durante unos días de verano con «un azul nunca visto, sostiene ‘Lisboa’, de una nitidez que casi hería los ojos», es un ejercicio ciertamente inolvidable, a la vez que ya irrepetible. Las primeras veces ofrecen esa torrentera de sensaciones que nunca se podrán volver a dar. Miradas limpias sobre unas calles y unos tejados que, como la frase extraída del libro de Antonio Tabucchi, ‘Sostiene Pereira’, se quedan ya prendidas en la mente y en el alma de los que se acercan a donde desemboca un espectacular Tajo, a donde Fernando Pessoa caminó en permanente estado de alerta, a donde Saramago se hizo eternidad bajo un olivo, y en donde una ciudad hace diariamente complicados equilibrios para no disolver su tradición y encanto entre las hordas de un turismo invasivo hasta la extenuación.
Sostiene Lisboa que su Plaza del Comercio es una de las más bellas de Europa, que sus atardeceres en el Cais das columnas son estremecedores, que sus helados Santini saben como ningún otro, que sus pasteles de Belém son incomparables, que escuchar un fado en la Alfama deja la piel erizada durante varias semanas, que el claustro de los Jéronimos es asombroso, que tocar el sepulcro de Camões hace temblar el cuerpo, que sólo sentarse en el Museo de Arte Antigua ante el cuadro ‘Las tentaciones de San Antonio’ de El Bosco ya justifica todo un viaje, que pasear por el Chiado treinta años después del incendio que arrasó el corazón de la ciudad sería algo que uno haría a diario... y así podríamos continuar en un listado de emociones que se prolongaría de manera asombrosa, pese a una estancia de tan sólo siete días.
Pocos para calibrar realmente a una ciudad que se ha convertido en un destino turístico de primer orden, algo que está modificando la propia vida de los lisboetas en muchos sentidos y que asisten a cómo su ciudad se ve diariamente invadida de extranjeros que realmente desafían, desafiamos, su bendita cotidianeidad. Cada vez parece más complicado encontrar un lugar en el que disfrutar de una comida tradicional portuguesa, caminar tranquilamente por unas calles atestadas de las más diversas nacionalidades o sortear las toneladas de basura que producimos, en definitiva, que Lisboa, resplandeciente siempre, asiste a un debate sobre sí misma y su futuro urbano.
Caminando por ella o descansando por las noches en la habitación de un hotel, amparado por ese otro monumento que es el ‘Libro del Desasosiego’, uno no deja de pensar en cómo Pessoa interpretaría esta nueva realidad que se vive en sus calles y locales. Él, que observó como nadie lo que sucedía a su alrededor, que miraba a sus paisanos como un entomólogo mientras se dirigía a su trabajo para explicar su propia relación con el entorno y con la vida, dudo si resistiría demasiado lo que hoy sucede en la ciudad. Pese a ello, Lisboa sigue presentando un tono especial respecto al resto de urbes del mundo, un latido que uno ha ido intentado explorar para estar en alerta a través de textos tan brillantes como los de Tabucchi, Pessoa, Saramago, Antonio Muñoz Molina y Miguel Barrero o en el más que práctico libro escrito por dos españoles que se han hecho fuertes y más inteligentes viviendo en ella, como son los periodistas Rosa Cullell y Javier Martín que, en ‘Lisboa, a tua e a minha’ han explorado aquellos rincones de la ciudad que les cautivan a uno y a otro. Y que si gusta su lectura antes de la ida, todavía gusta más a la vuelta, pese a constatar, tras ella, que todavía queda mucho por descubrir en Lisboa.
Palabras, las de antes y las de ahora, que palidecen al enfrentarse a la propia Lisboa. A sus calles y a sus gentes. A sus olores y sabores, a sus vistas y sensaciones. En definitiva, a la vida que sostiene Lisboa.


Publicado en Diario de Pontevedra y El Progreso de Lugo 5/09/2018


lunes, 3 de septiembre de 2018

Un rincón para la música

Concierto del dúo Yoly Saa durante
el verano en La Gramola

El verano y sus terrazas. El verano y sus ganas de pasar horas disfrutando de la vida y de perder el tiempo sin más preocupaciones que las de sentirse a gusto durante un instante. Ciudades como Pontevedra, bellas y pensadas para el goce del ser humano, tienen en sus espacios públicos uno de sus lugares mágicos. Esas terrazas que ponen tan de los nervios a algunos por relacionarlas con una ciudad en donde todo se vincula con la hostelería y con ese ‘dolce far niente’, como si el resto de las ciudades estuviesen metidas en cadenas de producción industriales, se han convertido de nuevo en las grandes protagonistas de Pontevedra durante este verano que se agota entre tormentas y que ya huele a septiembre.
Es cierto que hay terrazas y terrazas y espacios y espacios, pero los que conocemos Pontevedra de largo creo que tenemos especial devoción por ese milagro de vida que alrededor de la estatua de Valle-Inclán (al que ya habría que devolverle su bastón) se ha originado en la plaza de Méndez Núñez por la confluencia de varios locales que han concedido a esta plaza el espíritu que ya se venía palpando en plazas como la Leña, la Verdura o Curros Enríquez. ‘La Botica’, ‘Chirala Bar’ o el recién llegado, ‘La Marujita’, se han venido a sumar al que por la tradición de ese local, el recordado ‘Pub Universo’, o por la propia construcción, la antigua casa del almirante Méndez Núñez o de los Hermanos Muruais, se le ha venido a sumar la identidad que sus propietarios le han concedido a ese negocio. Siempre suele ser lo más complicado en cualquier aventura hostelera el conseguir generar una atmósfera identificativa y única. En ‘La Gramola’ esto se ha conseguido a base de muchas buenas cosas a partir de horas de trabajo, pero a lo que ayuda muchísimo el interés por potenciar la música en directo. Aburridos de tantas sesiones de pinchadiscos entrar en un local en el que te encuentras un escenario y personas cantando es toda una gozada. Gente de mucho talento, a los que la vida nos les ha dado el empujón necesario para llegar más arriba en esto de la música, otros que todavía están comenzando, y quienes simplemente tienen en esta actividad una irrenunciable afición. Cualquiera de ellos son un tributo a la música en directo que se ha ido perdiendo lentamente entre la saturación de música enlatada.
Estar sentado en su cuidada terraza ante esa plaza repleta de historia y de historias de Pontevedra, o entrar y encontrarte un sencillo, pero sincero concierto en su interior, se han convertido durante este verano en uno de los grandes atractivos de nuestro ocio. Este tipo de locales son una bendición para cualquier ciudad, espacios que más allá de lo puramente especulativo generan ese ambiente que desde la música o la cultura no hacen más que enriquecer a la comunidad. Locales como ‘La Gramola’ o ‘La Taberna del jazz’, con numerosas actividades culturales a lo largo de todo el año, le conceden al sector de la hostelería un plus de calidad que beneficia no sólo a ese local, al asociar su marca a una iniciativa cultural, sino a la ciudad, que muestra así un latido en ese sector que muchas veces no tiene respuesta en otros ámbitos, pero que aquí brota de manera natural, como una salida a las inquietudes artísticas de muchos de nuestros vecinos y que de no existir este tipo de escenarios no podrían canalizar ese talento.
A poco de recuperar nuestras rutinas tras las vacaciones, sigan con la rutina de visitar estos locales. Pontevedra, con su día y su noche, con sus terrazas y sus refugios, es un enorme rincón para el goce de los sentidos.


Publicado en Diario de Pontevedra 29/08/2018


martes, 28 de agosto de 2018

Luz de agosto

Puesta de sol en la ría de Pontevedra
desde la playa de Lapamán. (Tintin)

Posee el verano esos preciados minutos que durante el resto del año se ocultan bajo las obligaciones laborales y familiares y ahora se liberan para añadirlos al imprescindible tiempo de la lectura. Es por ello que los meses de estío suelen ser idóneos para ponerse al día con esos libros publicados recientemente que se nos han ido quedando atrás, pero también para volver a esas catedrales literarias que, con su frescura interior, permiten que te adentres en obras inagotables, a las que uno nunca se cansa de regresar y de las que siempre sale bendecido, tanto por el asombro ante el don de la escritura como por el inmenso beneficio que depara la lectura de estos relatos.
Entre los hábitos veraniegos que uno tiene, manías estacionales, cuando llegan los días de agosto empieza a sentir en su interior el cosquilleo anual ante la necesidad de coger entre las manos uno de esos libros y volver a caminar por ese territorio parido por uno de los mejores escritores del siglo XX, William Faulkner. Desde que hace unos años, cada vez más, el estravagario recomendador de textos, Javier Rioyo, volcó su habitual pasión a la hora de invitar a la lectura en ‘Luz de agosto’, no pasa un verano sin que revise, si no todo el texto, sí algunos capítulos, suficientes para sentir el latido faulkneriano a través de caminos pedregosos, personajes desarraigados y un destino que juega con todos ellos de una manera muy similar a cómo lo hace con nosotros en nuestra cotidianeidad.
Hace unos días he vuelto al estante de mi librería en donde se desborda permanentemente Yoknapatawpha, el territorio inventado por el escritor norteamericano, como García Márquez hiciera con Macondo, Onetti con Santa María o Torrente Ballester con Castroforte del Baralla, cualquiera de ellos faulknerianos convencidos, y de nuevo, entre esas vigorosas líneas, se siente esa torrentera vital donde se percibe un escenario mayúsculo desde una narrativa amparada en la realidad, pero que se eleva desde la imaginación alentada por un escritor con el torso desnudo ante una máquina de escribir y una botella de whisky a su lado, que por algo «la civilización había comenzado con la destilación», según él mismo creía firmemente.
Bien, ya tenemos el libro, que no es poca cosa, pero lo que también tenemos abierto de par en par ante nuestra vista, y demasiadas veces despreciamos por su proximidad, es otro territorio, éste natural, del mismo calibre en ese ámbito que lo que significa William Faulkner al paisaje de la literatura. Una ría de Pontevedra desde la que cualquier punto se convierte en un observatorio incomparable para sentir esa otra luz de agosto, la que el sol proyecta sobre nuestra ría y que se enciende fulgurosa cuando desaparece tras el fugaz y caprichoso equilibrio sobre la línea del horizonte. Desde Cabo Udra en Bueu hasta el Con negro en O Grove, ambas columnas vigorosas como las piernas de un Hércules que flanquean su amplia entrada, hasta otros espacios más íntimos como Lapamán, las islas Ons, o los cientos de recodos y playas que flanquean ambas márgenes, son infinitos los rincones desde los que asistir a ese espectáculo inolvidable que nos empequeñece y abruma ante su inmensidad.

Cojan ‘Luz de agosto’, hundan los pies en la arena de su playa favorita o suban al promontorio que prefieran para observar esa puesta de sol, beban un trago de su bebida favorita y entenderán que la vida es sencillamente eso: una sensación, un instante que perdurará en el tiempo sin más pretensiones que las del goce. Busquen ese momento, se lo llevarán con ustedes para siempre, junto a la luz de agosto.


Publicado en Diario de Pontevedra 22/08/2018

domingo, 19 de agosto de 2018

La ciudad en verano


Habitantes y turistas convierten a Pontevedra en un ámbito de relaciones personales enmarcadas en un escenario privilegiado
 
Jóvenes en Pontevedra refrescándose
en los años sesenta (Camilo Gómez)
Escenario eterno, Pontevedra configura, durante los meses de verano, un ámbito que cada vez descubre más gente como un lugar privilegiado para disfrutar de sus vacaciones. Al mismo tiempo los habitantes de la capital de la provincia hacen de ella un espacio de mayor esparcimiento, si cabe, que durante el resto del año, con una programación festiva y cultural que emerge de la propia fisonomía urbana y que se intensifica durante esta semana festiva en la que los anclajes de la infancia se reafirman con lo que el paso del tiempo nos ha echado encima.
Muchas de las fotografías que guardan la memoria de Pontevedra durante el siglo pasado nos presentan una ciudad pausada, en la que las piedras semejan dormir bajo un silencio inagotable y sus ciudadanos se mueven dentro de ella con una pesada cotidianeidad. Eran otros tiempos, fosilizados en blanco y negro, y en los que sobre todo la ciudad se percibe como un remanso frente a otras urbes que poseían un mayor dinamismo económico e industrial que modificaba los ritmos de vida de sus ciudadanos. Pontevedra, ciudad eminentemente administrativa y comercial, siempre ha sido una ciudad en calma, gustosa de quererse y de hacer de todo lo que suponga diversión y sosiego para el alma, una de sus mayores virtudes, aunque muchos vean en ellas un defecto. A su espalda carga con tradiciones de esas que se dicen seculares, de ritos y hábitos sociales que en cualquier otro ambiente serían perniciosos, pero que en ella son un elemento diferenciador sobre el resto de ciudades gallegas y que ha hecho de ella un entorno especial al que muchos han mirado con desconfianza, durante muchas décadas, pero ahora, en cambio, la observan con un punto de envidia y hasta de frustración por no vivir en ella.
Durante estos días de verano, de estío en forma de sonata, como firmaría uno de nuestros vecinos más ilustres, el esculturizado Valle-Inclán. Turistas y habitantes conviven en sus calles y plazas en un canto a la vida que no sé yo si tendrá demasiadas comparaciones con lo que sucede en el resto de ciudades. Miles de fotografías inmortalizando nuestros monumentos, abrazos a ese mismo Valle-Inclán, preguntas sobre quien es ese loro que posee hasta una estatua, terrazas repletas de personas saboreando nuestra gastronomía, risas y caras de felicidad que le otorgan a Pontevedra la fuerza necesaria para formar parte ya de los recuerdos imborrables de cada uno de ellos. Mientras, los de aquí, les observamos confiados, sabedores de que el embrujo de Pontevedra está actuando, a través de ese misterio que desprenden ciertas ciudades por sus cualidades físicas y humanas en cuanto las habitas durante un tiempo.
Esa mirada ya es en color, el que brota de un tiempo nuevo que ha ido renovando muchas actitudes y mentalidades para adaptar la ciudad a una nueva realidad. Cuando nos miramos al espejo de nuestras fuentes nos vemos a nosotros mismos, aupados al recuerdo de una ciudad que ya no levita, como la recreara genialmente otro significado vecino, Torrente Ballester, sino que se asienta firme sobre el suelo, reivindicando, desde diferentes aspectos, sus posibilidades de transformación, evolución y comunicación con otras realidades. Aquella ciudad que parecía aislada del mundo, en un enclave perdido de la geografía peninsular, acoge a miles de turistas que entre el olor a calamares fritos y la brisa marina que sube por el Lérez gozan durante varias horas de un paraíso en miniatura en el que el calor sabe medirse convenientemente (quizás este año se haya medido de más), para incidir todavía más en la calle como lugar de encuentro y de descubrimiento, algo que, por desgracia, ya se ha perdido de manera irremisible en muchas otras ciudades.


Publicado en Diario de Pontevedra 15/08/2018