martes, 13 de septiembre de 2011

Arte de futuro en nuestros días

La tradicional cita del arte joven en Galicia durante el verano se visualiza en la exposición y concurso ‘Novos Valores’ que la Deputación de Pontevedra, por medio del Museo de Pontevedra, pone en valor edición tras edición. Un valor que viene definido por el paso del tiempo, él y solo él es el que decide la validez de los artistas seleccionados y premiados. Solo con seguir lo que sucede hoy en día en el panorama artístico nacional ya respalda gran parte de las convocatorias anteriores. Nada anuncia que con esta edición no vaya a suceder lo mismo.



Las seis becas concedidas a Fernando Lafuente, Marta González Fortes, Hugo Aldatz, Antonio Lorenzo, Lourdes López y Verónica Vicente Álvarez se unen al resto de los galardonados para componer una exposición reveladora de lo que sienten los artistas que buscan, junto a la maduración de su obra, un nombre. Ese nombre que se convierta en el eco necesario para hacer visibles sus inquietudes y necesidades de expresión a través de un medio tan complejo como lo es el artístico.

Discursos | Las cuarenta piezas seleccionadas emiten, por lo tanto, esa intención, la de una búsqueda que se hace común a todos los participantes, y de ese fin común es del que participan estas obras, capaces de generar en la muestra la misma ilusión que seguramente a cada uno de los artistas le mueve para ofrecernos su trabajo.
Desde la pintura hasta el vídeo, pasando por el dibujo, la fotografía, la escultura, el grabado o el diseño, cada una de esas disciplinas maneja sus propios códigos, elabora su discurso para asomarnos a las vivencias de un artista nuevo, implicado con su tiempo y su momento, conocedor de todo lo que sucede a su alrededor y con una altísima formación teórica y donde la complejidad, lo que otorga ese plus de calidad, viene dado por el cómo esa reflexión se presenta ante el público. Y esta es una de las cuestiones más saludables a la hora de visitar la exposición, el ver como estos artistas, por lo general muy jóvenes (aunque en las normas de la convocatoria no se fija ningún límite de edad), asumen ya una diversidad de modos de expresión que enriquece el resultado global de la muestra y evidencia que el futuro de nuestros creadores está más que garantizado. Así ha sido a lo largo de los treinta años que cumple ya esta cita del verano artístico, que recoge el testigo de aquella precursora convocatoria que esta misma Diputación de Pontevedra realizó a finales de los años veinte y por la que pasaron los mejores de nuestros artistas de la época. Los renovadores de un arte cuyos epígonos llegan lentamente hasta nuestros días, como las olas de un mar que alcanza  la costa de una forma casi rítmica trayendo los nombres de los nuevos renovadores.

Futuro | Si uno rastrea esos nombres durante los últimos años se dará cuenta de la correspondencia existente entre quienes están definiendo el arte surgido en Galicia y quienes han venido protagonizando este certamen. Un camino que lejos de discurrir en paralelo se ha ido entrecruzando en la servidumbre de identificar ‘Novos Valores’ con un arte que tendrá su revelación en un futuro casi comprometido con la irrenunciable vocación de todos los aquí seleccionados. Estas cuarenta miradas surgen por y para ese futuro cada vez más cercano y que se confunde con un hoy del que podemos formar parte. Todos los participantes así lo están esperando, que su arte, que su apuesta tenga respuesta entre la ciudadanía y que esta realice una visita que es la que da el sentido final a todo este empeño.
El Museo de Pontevedra y la Diputación llevan treinta años realizando esta labor, sembrando para recoger, sabedores de que sin este tipo de citas faltaría el espaldarazo necesario para quienes tanto necesitan de esa ayuda que tan pocos suelen dar. Con un tiempo cada vez más convulso, la vigencia de este certamen es la mejor noticia que se puede dar para seguir dando buenas noticias.


Publicado en Diario de Pontevedra 4/09/2011
Fotografía Rafa Fariña
Imágenes: 1. Quizás esta disciplina había perdido durante los últimos años cierta relevancia en el conjunto general de los trabajos presentados. Esta edición ha mostrado un alto nivel en esta disciplina, y así tres de las seis becas se han decantado por galardonar a obras pictóricas. Entre ellas ‘Karnaq’, de Antonio Lorenzo Guisado.
                2. Marta Bran, en la categoría de dibujo, nos presenta una reflexión sobre una serie de objetos y espacios pertenecientes a su vida cotidiana.
                 3. Lula Goce, con sus 'Topografías' obtuvo una de las becas del certamen, en el apartado de escultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada