lunes, 17 de febrero de 2020

Llegan los de la radio

Un instante del programa 'La Ventana' realizado
el pasado viernes desde Pontevedra (Rafa Fariña)

COMO AQUELLA troupe de cómicos que inmortalizara en el cine Fernando Fernán Gómez en ‘El viaje a ninguna parte’, hoy llega a Pontevedra el equipo de La Ventana, con Carles Francino a la cabeza, para hacer radio en directo, para abrir las tripas del transistor y así poder comprobar de dónde sale eso que tantas veces escuchamos de ‘la magia de la radio’.
Precisamente escribo estas palabras en el Día Mundial de la Radio y hoy, Día de los Enamorados, que sirvan estas palabras para confesar el amor eterno a ese medio de comunicación, así como para evidenciar su importancia en la vida de todos nosotros.
En mayor o menor medida todos somos radio. Sus palabras a lo largo del tiempo se han ido depositando en todos nosotros para ser algo a lo que ya es imposible renunciar. Pocos entenderíamos el día a día sin su compañía de la mañana a la noche, sin su caricia cuando nos encontramos a gusto escuchando a alguien interesante, sin su obligada dosis de realismo cuando la actualidad impone su contundencia o, simplemente, entendiendo que sin su presencia todos estaríamos más sólos .
Pontevedra es radio y lo es gracias a una emisora como Radio Pontevedra con más de 85 años de existencia, y con dos premios Ondas, que forma parte de la vida de la ciudad como lo puedan ser el Diario de Pontevedra o clubes deportivos como el Pontevedra c.f. o el Teucro de balonmano, todos ellos con historias y pasiones que se han ido sucediendo generación tras generación. También gracias a periodistas como Susana Pedreira que, desde los micrófonos de Onda Cero, realiza programas para toda España desde sus estudios a las orillas del Lérez. ¡Brava!
La radio se ha ido adhiriendo a cada uno de nosotros, año a año, mes a mes, día a día, y así todos podríamos recuperar recuerdos radiofónicos para entender cómo hemos ido creciendo junto a esos nombres que han sido una compañía impagable y, tan importante debió ser, que todavía en un día como el de hoy permanecen vigorosos en nuestra memoria. El sabor del Cola-Cao mientras Iñaki Gabilondo ponía las luces en la pista de despegue de cada día, las voces de sábado de Manolito Gafotas en la boca de Elvira Lindo martilleando al joven resacoso, los salvadores consejos literarios de Javier Rioyo renovados actualmente por Benjamín Prado que hoy hablará frente a donde García Lorca dejó escrito un soneto para la historia de esta ciudad, las noches al cuidado de Carlos Llamas y la despedida obligada de Josep Ramoneda que, al día siguiente, comentaba entre imitaciones con Manuel Jabois en la redacción de este periódico, siendo ahora precisamente el propio Jabois (¡qué orgullosos estamos de ti, querido!) quien ocupa esa mítica atalaya. Esa es la magia de la radio, el poder evocador de un espacio misterioso que cualquiera de nosotros puede llegar a ocupar. Porque la radio es complicidad, comunicación entre periodistas y oyentes cuyas voces se ligan en las ondas.
En esta tarde podremos ver que hay tras ese telón de tantos kilómetros entre los estudios de la Cadena SER en la Gran Vía madrileña y nuestras casas. Un programa que llevará Pontevedra a todos los rincones del país, pero sobre todo llevará a una ciudad en la que la radio es parte esencial de un ecosistema singular de leyendas y personajes que han hecho de nuestras piedras verdeantes (que el ‘gran Isaías’ se apiade de mi), del centelleo de nuestras camelias o de nuestros cielos, inagotables en su variedad, el mejor estudio que alguien puede imaginar para hacer radio. Aquí donde la radio es pura vida. ¡Bienvenidos!



Publicado en Diario de Pontevedra 14/02/2020

No hay comentarios:

Publicar un comentario