lunes, 8 de septiembre de 2014

Un viaje desde el interior



Son estos primeros días de septiembre días de regresos, de retornos de vacaciones encerradas en los viajes a lugares de lo más inverosímiles. Es por ello que quizás tras esa vuelta al hogar sea un buen momento para continuar viajando y hacerlo de la mano de una obra que no dejará indiferente al lector. Es la última apuesta del escritor portugués Gonçalo M. Tavares, autor de una sólida trayectoria muy reconocida y bendecida incluso por el mismísimo premio Nobel José Saramago.
En este monumental cuaderno de viajes se nos cuenta la historia de Bloom, un hombre que huye de Lisboa tras cometer un crimen al tiempo que ansía encontrar una serie de respuestas a su situación vital en esa geografía tan singular como es la India. Pero las respuestas irán, como en nuestras propias vidas, surgiendo a medida que recorre ese camino, en el que visita ciudades como Londres, París, Viena o Praga, y donde, a través de las diferentes culturas y los personajes con los que entabla numerosas conversaciones, se irá analizando así mismo, todo como una excusa para intentar escrutar el comportamiento del ser humano. Una novela, por lo tanto, donde lo importante sucede en el itinerario, ni al principio ni al final, y en la que todo confluye en su deambulatorio, en ese caminar lleno de sobresaltos y visiones de una realidad y un mundo al que solo acercándose a ambos se tiene verdadera consciencia de ellos.
Es muy acertada la similitud planteada entre esta obra y la ‘Odisea’, ya que Bloom actúa como un Ulises contemporáneo, navegando por las aguas de la insidia, el dolor, la venganza, la muerte, el conocimiento, la sabiduría, la sorpresa, el amor o la felicidad... solo por citar algunas de las estaciones fundamentales en las vidas de cada uno de nosotros. Toda una epopeya literaria que adquiere una condición de eternidad al escribirse no en la habitual prosa sino versificada, de manera muy libre, pero que nos sugiere su íntima ligazón con la narrativa clásica, llevándonos directamente a los antiguos géneros de los que han ido bebiendo las sucesivas generaciones de escritores y las más diversas literaturas para crear, sobre todo, su andamiaje particular.
Una novela que emerge como una arriesgada apuesta realizada por un autor que ha entrado en una madurez total, lo que le permite afrontar un reto mayúsculo como el aquí planteado, y que consigue, mediante esa forma y el manejo de un brillante lenguaje, el que el lector se haga constantemente preguntas sobre su propia vida y su viaje personal sobre la tierra. Y como toda obra ejemplar, parida con la visión de permanencia necesita de la fantasía y el humor como aderezos finales para redondear este recorrido vital y literario surgido desde el interior del ser humano.

Publicado en El Progreso y Diario de Pontevedra 7/09/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario