sábado, 8 de octubre de 2016

Sangre granate


Corre sangre granate por las calles de Pontevedra. Sangre de un club que es parte indisociable del tejido social y emocional de una ciudad que ha vivido bajo su leyenda parte de sus momentos más intensos como comunidad. Es por ello que a punto de celebrar sus 75 años de historia, la sangre granate vuelve a entrar en ebullición para revivir todo aquello que hizo grande a un club y por extensión a la propia ciudad que tuvo, durante muchos años, al Pontevedra c.f. como su referencia más noticiable a nivel peninsular
Nuestra memoria y nuestros archivos están repletos de recuerdos y de estampas que nos retrotraen a los días de vino y rosas, cuando el Pontevedra c.f. se medía de tú a tú con Barcelona y Real Madrid c.f., cuando cada partido era una fiesta que noventa minutos después se convertía en gesta. Y tras la gesta el cantar. El imprimir la leyenda en una ciudad de grises, demasiados grises, que solo estallaba en color granate cada quince días. Ese granate era el de la ilusión y el de la evasión de la vida diaria en una capital de provincias bajo el régimen franquista. A partir del lunes tendremos la oportunidad de corporeizar todos esos recuerdos, de visualizarlos ante nuestra mirada y ante un corazón encogido. Muchos lo harán reviviendo lo sucedido, otros le pondrán imágenes a lo que sus padres o abuelos les han contado y nunca, quizás, se hayan llegado a creer del todo. Esta exposición, que abrirá las celebraciones organizadas desde el club, se convertirá en un recordatorio sentimental de aquellos tiempos a los que el Pontevedra c.f. ha permanecido colgado como un permanente sueño que repetir, y que en no pocas ocasiones se ha convertido en pesadilla para los diferentes proyectos que, desde la entidad deportiva, se han ido sucediendo a lo largo de los años con mayor o menor fortuna. Una losa demasiado pesada que soportar en un mundo, el del fútbol, que depende de demasiadas variables, muchas de ellas incontrolables sobre las que destaca una, el balón.
Jugadores, material deportivo, trofeos... en definitiva, la materialización física de lo que fue todo aquello se podrá ver en la exposición ubicada en el hall de la Deputación Provincial y que se simboliza en una sentencia, que hasta en esto fue pionera esa gente, cuando hoy en día todo el mundo se afana por buscar frases directas que resuman el espíritu de un equipo y ahí tienen a los autobuses de la selección española con sus frases más o menos afortunadas. En aquellos años sesenta se acuñó el ‘Hai que Roelo’ que, todavía al escucharlo, eriza la piel y hace activar ese sexto sentido del pontevedresismo que te lleva a ajustarte las botas, colocar las espinilleras en su lugar preciso y convertirte en todo un CholoCorazón de León’ para activar una garra tantas veces defraudada por el devenir de la vida. Ese vanguardista eslogan surge de la gente, de la afición, del hilo directo con el sentir granate, pero es mirar las pancartas que se portaban en aquellos años y ver otros eslóganes que llegaron a triunfar en el mundo del fútbol. Como ese ‘Never walk alone’ del Liverpool que desde 1963 se escucha en Anfiel, pero que ya en 1960 era utilizado por los aficionados granates para recibir a su equipo al regreso del ascenso a Primera División logrado en el leonés estadio de La Puentecilla ante el Burgos. Ese ‘No estáis solos’ es de lo que más orgulloso se puede sentir el Pontevedra c.f. a lo largo de su historia, de una afición que, sabiendo como son las aficiones futbolísticas, ésta y todas, ha mantenido un vínculo muy especial con ese sentimiento granate forjado en aquellos años de huesos roídos y barro hasta las orejas. A lo largo de la exposición, ideada y planteada por quien de esa sangre granate tiene para hacer transfusiones y transfusiones, Xabier Fortes, entenderemos porqué hay situaciones y elementos a lo largo de la vida de una ciudad que, con altibajos, nunca dejan de formar parte consustancial de su propia esencia ciudadana.
Y junto al sentimiento, la palabra. En aquellos tiempos de fútbol racial sería imposible ponerle texto a la emoción, calibrar lo hecho desde un discurso periodístico más allá de lo que pueda ser una crónica deportiva o un registro de los hechos. El deporte, y el fútbol en concreto, han activado en los últimos tiempos la posibilidad de literaturizar lo que sucede en un terreno de juego y en su entorno, y para ello, a lo largo de la semana, diferentes destacados cronistas de lo futbolístico llegarán a Pontevedra para celebrar el cumpleaños y para ponerle palabras a la pelota. Manuel Jabois, Jorge Valdano, Santiago Segurola, Ramón Besa o Roberto Palomar, junto a las experiencias de Vicente del Bosque y el doctor Cota, componen un programa lleno de atractivos que completa una semana de emociones que arrancará, ¿por qué no mañana?, casualmente ante el Burgos, el protagonista de aquel día desde el que el Pontevedra c.f. no dejó de caminar solo. 



Publicado en Diario de Pontevedra 08/10/2016
Fotografía: Rafa Vázquez. Archivo gráfico Museo de Pontevedra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada