martes, 26 de febrero de 2013

Blanco



CADA vez me cuesta más permanecer en vela durante esta noche. Deben ser los años, el cansancio de galas y galas que orillaban el mejor cine para buscar un vano espectáculo. Demasiados desengaños, pero también melancólicos recuerdos de lo que significaba esta velada en la que permanecer despierto, para ver el cortejo de estrellas, era una excitante conquista. Ayer, mientras leía un maravilloso libro, ‘Antigua luz’ de John Banville, la noche me abrazaba con su manto de confusión al mismo tiempo que comenzaban a desfilar los invitados al gran cóctel de estatuillas. Eran los primeros en llegar, y seguro que serían los primeros en irse. Nominados por cortometrajes, documentales, efectos de sonido... gente sin la que el cine no sería nada, pero a la que estas galas cuelgan el cartel de prescindibles. Todo cambió en unos segundos, Banville me permitió levantar la mirada de sus cautivadoras letras y fue cuando apareció ella. Su pelo, extremadamente corto, convertía su cuello en un modigliani andante y un infinito vestido blanco daba comienzo a la noche de verdad: la noche de los Oscar. Era Charlize Theron. Cerré el libro y me fui a la cama. Vistas las mejores películas a concurso ya nada de lo que quedaba de noche iba a superar esa aparición.
Al amanecer, Pepa Bueno me susurró al oído que ‘Argo’ había sido la mejor película, que Ang Lee era el mejor director, y que Anne Hathaway, Daniel Day-Lewis y Christoph Waltz también se llevaban su Oscar. Y yo me levanté tan feliz cómo me había acostado, sabiendo que mi presencia no había sido necesaria para que el cine siguiese vivo.

Publicado en Diario de Pontevedra 26/02/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario