martes, 29 de octubre de 2013

Audacia ante el peligro

Estamos ante la última semana para visitar la muestra que bajo el título de ‘Eso sigue su curso’ se exhibe en el Sexto Edificio del Museo de Pontevedra y en la que se recoge el trabajo de los participantes en el ‘Máster en Arte Contemporánea. Creación e investigación’ que se ha desarrollado en la Facultade de Belas Artes de Pontevedra. Un paso más en esa interacción entre el centro académico y la ciudad a través de alumnos y profesores, un latido artístico vital para continuar un proceso de revitalización creativa y mental en Pontevedra.


Comienza uno de los textos incluidos en el catálogo del coordinador del profesorado del Máster, Alberto Ruíz Samaniego, con una de esas frases que no se pueden borrar de la cabeza durante muchos días y que, tras recorrer la muestra, se integra perfectamente en los planteamientos de los diferentes participantes en esta exposición. La frase es la siguiente: “Una obra de arte es aquella capaz de afrontar un peligro”, y que según el autor del texto fue dicha por Rilke sobre Rodin. Magistral, ¿verdad? Porque el arte definitivamente es eso, un audaz peligro, que si me permiten se convierte en un doble peligro, primero por el desafío del creador al intentar generar una obra que explique su propio proceso interior, y segundo, por cómo ese peligro se transmite en esa distancia que se plantea entre la obra ya creada y el espectador.

A buen seguro a lo largo de ese ‘Máster en Arte Contemporánea. Creación e investigación’ se indaga sobre dichos peligros, en cómo enfrentarse a ellos y en el planteamiento necesario para llegar a buen puerto. No siempre se consigue, pero afrontarlos y luchar contra esos demonios es parte del misterio, y por lo tanto del encanto del acto creativo. Recorrer las obras de los participantes en esta exposición es, en muchos casos, darse de bruces contra esos temores. Piezas que se escapan de un planteamiento tradicional y que buscan suscitar al visitante nuevas percepciones, nuevas visiones y sensaciones de aquello que el artista pretende transmitir.

Y lo cierto es que no van a salir defraudados, la muestra tiene los suficientes ingredientes y diversos planteamientos como para pensar en el correcto aprovechamiento de un año de enseñanzas, y eso, tal y como se cotiza la educación en nuestros días, no es poco para empezar y para salir satisfechos. Pero es que además muchas de las obras que se exhiben poseen una indudable calidad, tanto en su concepción formal como en la interiorización que de la realidad realizan cada uno de los creadores. Piezas como las de Ruth Miguel Díaz, Santi Novás, Eva López o Mª José Prada, junto con las recogidas en las imágenes inferiores de esta página, no deben pasar desapercibidas por su valiente apuesta por discutir el arte y la realidad a través de unos sistemas de representación que el arte actual mantiene siempre en discusión. Una osada propuesta que claramente articula toda la muestra como contundente respuesta a eses peligros que diseccionábamos líneas atrás. La audacia de sus creadores los mantiene a raya y sirve de acicate e inspiración para el desarrollo de cada una de las piezas. Resta una semana para que esta exposición se cierre, no dejen pasar la oportunidad de recorrerla y quédense con muchos de los nombres de los participantes. Creo que en los próximos tiempos los comenzarán a oír de manera insistentemente feliz. Mientras tanto, la Facultade de Belas Artes sigue erigiendo su bandera para ayudar a los artistas a sortear esos peligros que, a la vista están, entre todos, son quien de sortear.



Publicado en Revista. Diario de Pontevedra 27/10/2013
Fotografías Rafa Fariña

1 comentario:

  1. Olá!De quem é o trabalho artístico na ultima foto?Pode me indicar?Um abraço

    ResponderEliminar